FAQ

resuelve todaS tus dudas con nuestras

FAQ

Nos dedicamos solo al BOXEO. No tenemos otras actividades; somos especialistas. No es cardiobox, ni body-combat, ni fitboxing ni nada por el estilo. Es boxeo de verdad, boxeo clásico de toda la vida. Se aprende a boxear muy bien y se entrena como un profesional.
No, bajo ningún concepto. Todos nuestros entrenamientos son seguros al 100% y estarán siempre supervisados por alguno de nuestros entrenadores. Entrenarás como un boxeador y conseguirás todos los beneficios sin lesiones ni dolor. Hacemos boxeo SIN CONTACTO, pensado para personas que no son profesionales ni competidores, y no quieren arriesgarse a llegar al día siguiente a su trabajo con un ojo morado o, simplemente, que no quieren recibir golpes.
Nos “hinchamos” a pegar, pero a lo que se puede pegar: a los sacos. De hecho, mucha gente que ha estado en clubes tradicionales de boxeo nos dice que ha pegado aquí más golpes en una semana que en meses en sus otros gimnasios.
¡En absoluto! Tenemos clientes desde los 14 hasta los 70 años, con todo tipo de forma y condición. Algunos no han hecho deporte nunca, otros llevan años sin moverse, o tienen mucho sobrepeso, o una lesión más o menos reciente… Nuestro sistema de entrenamiento está indicado para cualquier edad y estado físico, pues cada alumno adapta la intensidad a sus condiciones y, de forma gradual, se obtienen unos resultados extraordinarios.
La persona más indicada para responder a esta pregunta es tu médico. Influyen muchos factores: la lesión o dolencia que hayas sufrido, su antigüedad, el riesgo de recaída… En algunos casos, muy excepcionales, el entrenamiento de boxeo puede estar contraindicado. De todas formas, y siempre prevaleciendo la opinión de tu especialista, es bueno que nos preguntes cualquier duda al respecto. Atender y estar pendientes de cientos de clientes nos ha proporcionado muchísima experiencia. Para nosotros que un cliente se lesione, o agrave su lesión, es un fracaso que no nos podemos permitir.
Por supuesto; no solo puedes, sino que además creemos que es lo más lógico. Estaremos encantados de que vengas a hacer una clase de prueba, totalmente gratuita y sin compromiso alguno. Solo tienes que traer ropa cómoda y calzado deportivo; nosotros te dejaremos los guantes y las vendas. Si nunca has practicado boxeo, te enseñaremos a vendarte y un monitor estará contigo durante esta clase para enseñarte los fundamentos básicos. Si ya tienes experiencia… ¡adelante! Ven y comprueba por qué FIGHTLAND es un sitio diferente. Busca el centro que mejor te venga y contacta con nosotros.
No queremos que las clases se masifiquen, de forma que el número máximo admitido de alumnos por clase es el del número de sacos que tengamos en el centro (25, 30, 40…), para que todo el mundo tenga su saco. Esta es una diferencia fundamental frente a los gimnasios de boxeo existentes, que normalmente tienen un saco para cada cuatro o cinco alumnos.
Depende mucho del objetivo que persigas, pero teniendo en cuenta la intensidad de nuestro sistema, dos días por semana pueden ser más que suficientes para empezar. En cualquier caso, siempre puedes reducir o aumentar tus días de un mes para otro.
Dentro del horario del centro, tienes libertad absoluta para elegir día y hora de entrenamiento, con la excepción de Boxeo Junior, que siempre tendrá unos días y horas establecidos con carácter fijo. Solo te pedimos que reserves tu clase con la antelación establecida.
Por supuesto. Puedes elegir la cuota que más te convenga para tus clases colectivas y, además, contratar a parte algún entrenamiento personal. O, si lo prefieres, entrenar exclusivamente con el sistema de clases particulares, tanto sueltas como en forma de Bono.
No, una de las grandes ventajas de FIGHTLAND es que pagas por lo que utilizas. Sea la razón que sea (viajes, trabajo, exámenes, vacaciones, enfermedad… ¡o simplemente un ataque de pereza!), puedes interrumpir la asistencia al gimnasio sin problema alguno hasta tres meses seguidos.
Puedes pagar una clase suelta el día que decidas venir. También puedes adquirir un bono de 10 clases, a mejor precio que las clases sueltas, que te permite utilizarlas como prefieras. Estos bonos tienen un año de caducidad, tratándose de un sistema muy utilizado por su total flexibilidad.
Cada centro es independiente del resto, pero si ya eres socio de uno tienes la ventaja de que puedes acudir al resto ahorrándote los gastos de matrícula. Tendrás, eso sí, que darte de alta en el otro centro al que quieras acudir, pues necesitarás reservar las clases, y adquirir un Bono, clase suelta o alguna de las cuotas establecidas.